lunes, julio 18, 2016

Gasolina, Negocio del Milenio para unos Cuantos

OPINIÓN El otrora poderoso país petrolero, con sueños de grandeza y expectativas de modernidad quedaron en el olvido. Ahora México tiene que comprar gasolina de ocho países diferentes, esto por el momento, de lo cual no se tiene acceso a la calidad del combustible, ni al tipo de convenios existentes y por supuesto mucho menos a las diferencias económicas dentro de la oferta-demanda. Y es que hay asuntos que se antojan más que turbios pues las negociaciones entre México y los países que venden la gasolina se hace mediante un tercero, es decir, no es Pemex directamente la que compra el producto sino a través de PMI Trading Limited, una entidad financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex), con domicilio fiscal en Irlanda, que maneja recursos por 373 mil millones de pesos anuales por venta de crudo, sin que pueda ser fiscalizada por la Cámara de Diputados, adviertió la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Cómo se hace esto?, simple: PMI Trading Ltd es una compañía privada constituida en ese país europeo en 1991 bajo el régimen de sociedad limitada, circunstancia por la cual Pemex no la considera una empresa paraestatal y su operación se realiza fundamentalmente en su sucursal en México bajo disposiciones del derecho privado, pero lo interesante es que además de no estar obligada a dar nombres de socios o movimientos financieros, esa empresa no registra tampoco empleados, o sea que podría ser un pequeños grupo el que realiza la compra-venta, las transferencias, las disposiciones hacendarias y todo aquello que conlleva al funcionamiento de la misma como intermediaria de las importaciones de gasolina, que dicho sea de paso, ya representan más del 62% del requerimiento nacional de combustible y que es suministrado por EU, Países Bajos, España, India, Bahamas, Antillas Neerlandesas, Francia y Trinidad y Tobago. De acuerdo con registros de la Secretaría de Economía que corresponden de enero a abril de 2016, México ha comprado gasolinas con un valor de casi tres mil millones de dólares, pero lo preocupante no es solo el hecho de que no se conozca la calidad del combustible, sino que ha ido acumulando una gran deuda con PMI Trading por no ingresar la gasolina al país en los tiempos establecidos. A diciembre de 2014 la deuda de Pemex era de mil 403 millones de pesos por dos mil 69 demoras, generadas, entre otros problemas, por almacenes ocupados en tierra y falta de cupo en los muelles y que, obviamente, pagará el pueblo de México. La anunciada y nunca llevada a cabo modernización de Pemex ha obligado a que ahora se compre mucha más gasolina a los países mencionados, por primera vez en la historia, se importa 19 mil barriles diarios más que en 2015, pero 88 mil más que en 2013, reiterando, eso constituye el 62% del total de gasolina que se ocupa en México. La “empresa” que triangula las compras, PMI Trading, encargada de comprar la gasolina en el extranjero para México, aunque está conformada con 48.5% de recursos de Pemex, porque se constituyó bajo las leyes de Irlanda en 1991, no está obligada ni sujeta a informar a las entidades regulatorias del gobierno mexicano sobre sus actividades y mucho menos a la población. Si a pesar de que la Cámara de Diputados, la Suprema Corte de Justicia, la Auditoría Superior de la Federación y hasta el propio Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) han exigido varias veces a Pemex entregar información sobre la compra de las gasolinas a empresas extranjeras, siguen sin aparecer los datos, mucho menos persona alguna de manera personal podría obtener dicha información. La burla que representa dicha empresa consiste en que se reporta como capital social, desde que fue integrada de 30 mil pesos mexicanos, aunque es de señalar que las operaciones financieras se realizan con moneda extranjera por lo que el capital legal de la empresa está valuada en el extranjero en miles de millones de pesos, también se sabe que entre las compañías que aparecen como socios son Pemex, con 48.5 por ciento, y empresas filiales de la paraestatal como PMI Holdings Petróleos España SL, con 50.5, y PMI Norteamérica con uno por ciento. En el marco legal se estableció que esta entidad no cuenta con empleados y desde su creación fue considerada por Pemex y las autoridades del Ejecutivo federal como una empresa instrumental que, para operar, requirió celebrar contratos de prestación de servicios administrativos, jurídicos y comerciales con PMI Comercio Internacional, entidad paraestatal, cuyo accionista mayoritario también es Pemex. Además para burlar las leyes se registró que el órgano de gobierno de PMI Trading Ltd, es decir, su consejo de directores, está conformado por siete consejeros, de los cuales solamente uno corresponde a Pemex, y los seis restantes a las dos empresas privadas instrumentales como PMI Holdings Petróleos España y PMI Norteamérica, las cuales también fueron administradas por la entidad paraestatal PMI Comercio Internacional. La pregunta es quién o quiénes son los mexicanos que verdaderamente están detrás de todo este entrampamiento mercantil y cuántos miles de millones ganan al ser canalizadores o trianguladores de los miles de barriles diarios de gasolina que México compra para satisfacer la demanda?, eso obviamente nunca se conocerá por la apatía del pueblo y la insensibilidad de los diputados y senadores para revisar los convenios que a diario se suscriben y que hacen más multimillonarios a unos cuantos y pobres al pueblo mexicano.
Publicar un comentario