viernes, julio 26, 2013

Aumenta el Abuso Sexual en Escuelas del Estado de México

Hace unos días se publicó la noticia de que elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México detuvieron a un profesor acusado de haber cometido agresiones sexuales contra 28 alumnos de una primaria del municipio de Chapultepec. La nota pasó de noche, la sociedad, acostumbrada a la nota roja no emitió un solo comentario de desacuerdo cuando el número de alumnos significa el 88 por ciento del total de un grupo normal de primaria. Tan solo en 2009, en Quintana Roo, al menos 30 maestros en todo el estado enfrentaron procesos ante la justicia por haber cometido abuso sexual en contra de sus alumnos, la mayoría están absueltos por falta de pruebas, la mayoría de los padres se desistieron de la acusación. En el Estado de México se han sustentado docenas de abusos sexuales, entre ellos el del profesor Juan Carlos Hernández Olvera, de cuarto grado de la escuela María Flores de Rodríguez de San Francisco Mazapa en San Juan Teotihuacán, información de la PGJEM aclara que el profesor tenía 20 años trabajando en la institución; Israel Vicente García, conserje del Jardín de Niños Tepochcalli, ubicada en Chimalhuacán CHIM/I/1611/07; Nidio Nicolás Toribio, conserje del Jardín de Niños Ricardo Flores Magón, colonia Virgencitas en Neza, acusado de violar a una menor de 4 años, NEZA/II/1547/; Alejandro Arenas Martínez, secundaria Isidro Fabela en Otumba, acusado de obligar a 28 alumnos a realizar actos libidinosos; en Ecatepec, una de tantas denuncias es contra el conserjeFrancisco Rodríguez Rosdríguez del Jardin de niños Lauro Rendón; en junio pasado, fue denunciado el maestro de cómputo de la primariaManuel José Othon, ubicda en San Martín de las Pirámides por toquetear a las alumnas de sexto grado turno vespertino, el agresor fue protegido por el director de la escuela por ser hijo de una de las maestras, con cierto cargo en el sindicato, dijeron. Por esos días también el maestro de música de la Casa e Cultura del mismo municipio, Benjamín Juárez Lorencilla, fue denunciado en la Fiscalía Especial de Delitos contra Servidores Públicos por actos libidinosos contra varias niñas. Hasta 2007 en el Estado de México existían 119 denuncias contra profesores del sistema estatal. (fuente El Universal). En uina encuesta realizada por el instituto de salud pública, el 7.6% de mujeres encuestadas denunció haber sido víctima de violación antes de cumplir 15 años, publicado por CNN México. También se informó que el 13.7 por ciento de mujeres fueron obligadas a tener relaciones sexuiales antes de los 10 años. Según IPAS Salud, el 67% fueron atacadas sexualmente entre 10 y 20 años de edad, pero lo peor de esto, dice la investigación es que por cada denuncia presentada, ocho más no lo dan a conocer por miedo a represalias, amenazas o simplemente porque sus padres no les creerán. Así cuando un niño es violado se presentan síntomas como el volverse huraño, bajo rendimiento escolar y se vuelve antisocial, en las niñas abusadas hay un dejo de indiferencia, nerviosismo, lloran a solas, entre otros síntomas. Lo peor es que en la mayoría de lso casos se presenta un estado postraumático que conlleva al cerebro a bloquear recuerdos dañinos mediante estados de amnesia referente. A diario en los cientos de escuelas públicas y privadas de la nación se cometen abuso sexual, ya sea por tocamiento o por coito consumado contra pequeños que no solo tendrán que padecer el trauma físico, sino sicológico que dejará secuelas durante toda su vida y lamentablemente en la mayoría de los casos se cometen contra menores miembros de familias disgregadas o madres solteras, se calcula que del total de abusos sexuales contra menores, el 60 por ciento lo cometen familiares o amigos de los padres, el 30 por ciento sacerdotes y maestros y solo un 10 por ciento es producto de desconocidos. El creciente abuso de menores en México vio luz pública cuando se denunció que miles de niños fueron víctimas de curas pederastas, situación que trascendió fronteras y llegó al conocimiento del pasado titular de la iglesia católica Joseph Ratzinger, a pesar de que en México ocurrió el caso emblemático del presbítero pederasta Marcial Maciel Degollado, fundador de Los Legionarios de Cristo, quien sólo fue retirado del sacerdocio y murió en 2008 sin ser juzgado por las autoridades civiles, Benedicto XVI decidió callar, se negó a dialogar con las víctimas y en ningún momento de su visita abordó el tema, señala el protagonista del documental “Agnus Dei, Cordero de Dios”. A pesar de que Juan Pablo II fue uno de los que más encubrieron a los curas pederastas, la iglesia decidió convertirlo en “santo”, en México, organizaciones civiles, académicos, investigadores y activistas iniciaron un movimiento internacional para tratar de impedir la canonización de Juan Pablo II, según lo publicó Milenio este 24 de julio de 2013, ahora se dice en nuestro país que de llegar a losaltares Juan Pablo II será el “santo de los pederastas y pedófilos”. Lo real es que millones de niños mexicanos son víctimas de abuso sexual por parte de profesores, curas, familiares y entrenadores y la sociedad mexicana no despierta, no exige sus derechos y menos el derecho de los infantes, que, dicho sea de paso, se encuentran en la indefensión jurídica y hasta familiar. En América Latina, explicó el ex sacerdote Athié Gallo, los casos denunciados son muy pocos, por lo que se invitó a víctimas y familiares de quienes fueron abusados de presentar sus casos, pese haber prescrito para las autoridades civiles e integrar el expediente. “Porque, al parecer, México es un paraíso de la pureza”, en donde no pasa nada. Joaquín Aguilar, de Supervivientes de Personas que sufrieron Abusos por Sacerdotes de México (SNAP por sus siglas en inglés), dio a conocer que esa organización tiene registrados más de 500 casos de abusos sexuales por clérigos, pero 97 por ciento de éstos ya prescribieron. El greve problema, denunció es que los padres de familia confiados en la guía espiritual de los curas envían a sus pequeños a la famosa doctrina preparatoria para la comunión solos y esto es aprovechado por los curas pederastas, otra de las formas es cuando los padres insisten en que sus menores hijos sirvan a dios como monaguillos o simples ayudantes del cura y dejan a merced de los bajos instintos de los líderes religiosos a los niños y niñas. En su momento y ante la renuncia del papa Benedicto, Víctimas y defensores de personas que sufrieron abuso sexual de sacerdotes publicaron una carta abierta para exigir que el cardenal Norberto Rivera Carrera, número uno de la iglesia católica en México, se abstenga de participar en el cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI, situación que no prosperó.
Publicar un comentario