lunes, febrero 26, 2018

Columna Horizonte Mexiquense

El sistema del PREP solo está en capacidad de arrojar un 12 por ciento de la votación a las 24 horas, aseguró Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral, basado en que no se cuenta con la tecnología suficiente para lograr tener la certidumbre, es obvio que para un país como el nuestro resulta absurdo que nuestro sistema electoral sea tan mediocre o dicho de otra manera se esté preparando desde este momento lo que podría ser un fraude más. Ni siquiera Guatemala es tan retrasado en este tema, u Honduras, Perú o Ecuador, ellos saben casi de inmediato como van sus resultados, pero México ya está descalificando desde meses antes la confiabilidad del sistema. Bueno en alguna ocasión, cuando Salinas de Gortari perdía en el conteo de salida, simplemente el sistema “se cayó”, esta vez ante la casi inminente caída del PRI, se prepara lo necesario para el fatídico 1 de Julio. Sin pecar de alarmista, veo con recelo ahora la aprobación de la Ley Interna de Seguridad, veo con tristeza la devaluación de la democracia y veo con coraje que si pasa algo como un fraude más los mexicanos se quedarán nuevamente callados. Este México no es el que merecen nuestros nietos, si bien es cierto esta generación fue preparada para soportarle todo al gobierno, también lo es que ya es hora de salir de la comodidad del “no pasa nada” porque, efectivamente, no pasa nada, no hay desarrollo, no hay seguridad, no hay empleo, no hay dignidad. El México nuestro se cae a pedazos, somos el único país donde su población tiene que pagar por transitar en su interior, aún cuando la Constitución señala el libre tránsito; somos el único país con riqueza en hidrocarburos y con un alto costo de la gasolina; somos el único país en el que se compra un automóvil y todavía se tiene que pagar por tenerlo; somos el único país que privatiza su energía eléctrica, en breve su agua, su petróleo y hasta la educación, somos un país de dejados, de gente indigna, que no lucha por sus derechos, que el Sistema nos ha enseñado o mejor dicho educado con la rosa de Guadalupe y Laura de América, donde el nacionalismo se mide en un equipo de futbol llamado malamente selección; donde los niños mueren de hambre y se en obligados a ingresar a las fuerzas de la delincuencia ante la falta de oportunidades y aplaudimos cuando los mata la turba, que no busca quien la hizo, sino quien la pague, somos únicos para robar en la báscula pero no para reclamar al gobierno. Cada pueblo tiene el gobierno que merece, educa a sus hijos para ser fregones y fregarse al prójimo, un no te dejes vale más que nada para los padres; enseña a sus jovencitas a ser como Jenny Rivera a oler a cigarro y a cerveza antes que a pureza y limpíeza, les dicen que son “guerreras” y deben salir en redes sociales en los antros y a los jóvenes a posar con cara de delincuentes y con pistola antes de infundir valores morales. En México satanizaron a Donald Trump por decir que exportamos delincuentes, pregunto y honestamente digo: está equivocado trump? La imagen que los mexicanos tenemos en el extranjero es eso de bárbaros sin control. Cuando pienso que de dónde sale tanto asaltante y veo a mis vecinos abriendo las cortinas de los centros comerciales para saquearlos, queda contestada mi pregunta. Los mexicanos abandonaron a Dios por tratarse de algo retrógrada o fuera de moda, prefieren adorar ídolos como los grandes narcotraficantes, porque así lo dicta el sistema y antes que respetar al himno nacional prefieren cantar narcocorridos. Ese México es el México real, el que busca la salvación en algún político o partido antes que en su creador, un México olvidado. Y los medios de comunicación nos venden la frase de que somos más los buenos, alguien lo puede creer? Alguien no practica eso de que el que no traza no avanza? Alguno no pensó “yo voto por el PRI poque roba y deja robar”, Los taxistas con sus taxímetros arreglados, cualquier trámite hay que arreglarlo por debajo de la mesa; nos agarran violando el reglamento de tránsito y proponemos la mordida, la corrupción somos todos, definitivamente, así que no nos espante que en las próximas elecciones haya fraude, haya represalias y haya muertos. El Sistema va a generar días antes, una serie de acciones violenta para generar pánico y evitar que la gente salga a votar, la compra del voto será más desvergonzada, los grupos de choque se alquilarán al mejor postor, todo para evitar que se trunquen los negocios millonarios de las siete familias dueñas de la riqueza de México, Es tiempo de decidir si seguimos otros seis años en la mediocridad o salimos a votar masivamente para tratar de evitar el último fraude de ese sistema putrefacto. Pobre México tan alejado de Dios y tan cerca de la barbarie
Publicar un comentario