lunes, febrero 15, 2016

Columna Horizonte Mexiquense

* Y la derrama económica para Ecatepec con la visita papal? * Con el demonio no se puede dialogar porque nos va a ganar siempre: Francisco La tan esperada visita del líder de la iglesia romana a México y especialmente a Ecatepec, ha dejado sentimientos encontrados entre los habitantes del municipio más poblado de Latinoamérica, por una parte, la esperanza de miles y miles de feligreses que acostumbrados a que terceras personas les resuelva sus problemas y basan su esperanza de vida en una bendición papal y por otra, la cruda realidad de quienes saben que el maquillaje mostrado ante el jerarca del Vaticano no ha sido suficiente para cubrir la serie de carencias, problemas y misera que existen hoy en día. Avenidas elegantemente arregladas con flores, vinilonas, mantas y letreros alusivos a su visita, docenas de autobuses diseminados en municipios aledaños que nunca fueron ocupados, gente soportando un clima gélido por ver a su líder católico, denuncia de elementos de policía estatal por el trato inhumano, molestia de vecinos de colonias aledañas por el cierre de entradas a sus localidades y más. La pregunta obligada sería si realmente se trató de una visita pastoral o visita de Estado, porque aunque se ha publicitado que el sector privado corrió con los gastos, eso nadie lo creyó al ver a miles de servidores públicos coordinando, asistiendo y controlando los eventos católicos. Detrás quedarán los verdaderos intereses de Francisco en México, entre ellos la reconcentración y operatividad de los grupos jesuitas y su participación en cuestiones económicas y políticas de México, también el interés de tender puentes entre las economías latinoamericanas y la Unión Europea, rumbo al nuevo orden mundial, eso se trabaja por debajo. Ecatepec recibió a Francisco con un gélido clima y una contaminación atmosférica común, aunque se anunció que se buscaba romper el record guiness en asistencia a una ceremonia religiosa, Ecatepec quedó mucho, pero mucho muy lejos de los casi 7 millones de feligreses que asistieron en Manila, Filipinas, de hecho ni las estructuras pudieron convencer a la gente de asistir y para un municipio de más de 3 millones de personas, la asistencia fue decepcionante, tomando en cuenta que fue gente de varios municipios del Estado y de otras entidades. Obvio no se habló nunca de feminicidio y los derechos de la mujer; tampoco se tocó el tema de los desaparecidos y mucho menos se podría esperar un mensaje respecto a los abusos sexuales de clérigos católicos, que dicho sea de paso, lograron burlarse del mundo con el perdón otorgado a la corriente católica Legionarios de cristo y su más grande abusador de niños Marcial Maciel, nunca nadie osaría decirle que en México Norberto Rivera ha sido denunciado desde hace más de 20 años por proteger a curas pederastas en cientos, quizás miles de casos documentados. Hay que reconocerle al pontífice romano que no le impresionó la recepción holiwoodense, que le prepararon en el hangar presidencial, que evitó pasar por la alfombra roja que le fue preparada para su ingreso a suelo mexicano y sus muestras de humanidad para con los mexicanos, de eso no cabe duda, pero la llegada a territorio mexiquense enmarcó un crudo despertar para las autoridades locales, pues ni se desbocó la asistencia pues los mexiquenses no asistieron ni porque se enviaron cientos de autobuses para su traslado, ni tampoco se le vendió la imagen de un Ecatepec feliz y progresivo y eso no es culpa del gobierno estatal ni local, simple y llanamente, es "lo que hay". Hubo también señalamientos de que el evento sería utilizado como catapulta en las aspiraciones personales del gobernador Eruviel Ávila, pero en lo personal, creo que no es necesario este tipo de escalones para quien ha demostrado ser maestro de la política y la negociación, dicho de otra manera, Eruviel no necesita de un super cartucho para ser disparado. En Ecatepec se dijo que habría una derrama económica importante para la población, que alguien me explique dónde quedó, porque lo único que se vió fue la vejación a la policía estatal, miles de pesos tirados a la basura en souvenirs que sobraron, desaliento y gente esperando el milagro divino en su vida diaria.
Publicar un comentario