miércoles, noviembre 25, 2015

Autoriza Cabildo de Tepetlaoxtoc Tiradero en 40 Hectáreas

* "Ya de salidita" dicen regidores del PRI * Este depósito podría albergar todos los deshechos en la construcción del nuevo aeropuerto Tepetlaoxtoc, Méx.- En una decisión mayoriteada por los regidores priistas, el ayuntamiento acordó ceder los permisos para que 40 hectáreas, de la mina del Rancho La Flor, en Tepetlaoxtoc, seran el sitio de disposición final de residuos de la construcción provenientes de excavaciones y demolición de la zona metropolitana del Valle de México. Esta resolución llevada a cabo sin tomar en cuenta la opinión de la población, pone en peligro a los habitantes de los municipios conurbados por la posible afectación de los mantos acuíferos y la consiguiente contaminación del agua potable que abastece a Texcoco, Chiconcuac, Chiautla, Papalotla y otros municipios de la región. Como parte del proyecto la empresa Operadora Ecobioplant, S.A. de C.V., presentó el proyecto al cabildo, quien por mayoría (Cabildo 130 del 5 de noviembre de 2015) aprobó el resolutivo, para el “relleno con cascajo”, de la mina, que establece que tanto el Estado de México como el Distrito Federal, son zonas productora de residuos de la construcción, la que aumentará con las obras de construcción del Aeropuerto Internacional de México. El regidor perredista Juan Miranda Alvarado, uno de los que rechazó el proyecto, dijo que esto puede traer severas afectaciones al medio ambiente, sobre todo porque se trata de materiales de construcción contaminados, que vendrían a afectar los mantos freáticos principalmente. Recordó la recomendación realizada por investigadores de la Universidad Autónoma de Chapingo, en el sentido de que en los socavones que han quedado por la extracción de materiales pétreos, se reforeste e instalen parque con vocación ecoturistica, para evitar la contaminación del manto acuífero de Texcoco, uno de los más importantes del Valle de México. Miranda Alvarado, advirtió que junto con los vecinos de Tepetlaoxtoc emprenderá la lucha para evitar un ecocidio en la zona, ya que estos terrenos ya fueron explotados con la extracción de material, siendo un negocio para la familia Samperio, dueños del lugar, pero ahora pretenden redondear el negocio cobrando por enterrar desechos de la construcción en la zona, sin importar las afectaciones al medio ambiente. Explicó que en el proyecto ejecutivo, se establece que se trata de un terreno arenoso, lo que indica de la permeabilidad y fácil absorción que llevarán los materiales contaminantes a los mantos acuíferos. (Con información del portal Reporteros en Movimiento)
Publicar un comentario